Una noche de guardia singular | MedForum

Las noches de guardia pueden ser agotadoras y frustrantes; sin embargo, hay momentos en ellas que terminarán por robarnos una sonrisa.

Siempre podemos encontrar humor en nuestro lugar de trabajo y los médicos ─ muchas veces de manera inesperada ─ solemos  encontrarnos en situaciones divertidas mientras brindamos una atención seria a nuestros pacientes. Por ello, cuando el humor llega a las guardias, los médicos nos divertimos tanto como nuestros pacientes.

Recuerdo muy bien esa noche, era mi primer guardia en el servicio y, para ser honesta, aún no me adaptaba del todo a la forma de trabajo. Tenía a mi cargo a la paciente de la cama 37: una señora de edad avanzada, actitud amable y mirada bondadosa, quien además, solía olvidar las cosas con rapidez debido a la demencia. 

Mi paciente requería una preparación intestinal para, posteriormente, ingresar a una colonoscopía.

Para comenzar con el procedimiento, le di la solución laxante mezclada en un vaso con agua y le expliqué que, después de beberla, comenzaría a sentir algunos movimientos en su intestino y evacuaría más de lo de lo normal.

Luego de cuatro horas, noté que la paciente me hacía señas desde su cama y me pedía que me acercara. Cuando estuve a su lado me dijo: “Hija, en serio me agrada que tú seas mi doctora, pero debo decirte algo”, a lo que ─ un poco alarmada ─ respondí: “¡Claro! No hay ningún problema, ¿qué pasa?”. Mi paciente me pidió que me acercara aún más y entonces, con un tono de complicidad, me susurró: “Creo que el agua que me diste para beber me dio diarrea. Pero no te preocupes, no se lo voy a decir a tus jefes, solamente te lo digo para que no te vaya a dar a ti también”.

Esta historia siempre me hace sonreír y recordar que, en los momentos y circunstancias menos esperadas, los pacientes siempre pueden sorprenderte con un pequeño gesto que alegra tu día.

 

P3: MX2004819159
Fecha de Expiración: Febrero 2022
ENG.09.FEB2020

×

Ask Speakers

×

Medical Information Request