La curiosa historia de mi primer día como residente