Cuando la empatía es lo más importante para tratar a un paciente