El caso clínico que inició con un juego de básquetbol