El extraño diagnóstico del niño que se mordía el labio