Una incógnita de facies, adolescencia y lesiones