CRISPR: La herramienta biotecnológica del futuro | MedForum

Conozca todo sobre la tecnología que ha abierto las puertas a la manipulación del ADN de cualquier ser vivo… incluido el hombre.

El  CRISPR/Cas9 es una técnica de modificación genética que simula el sistema inmunitario que poseen ciertas bacterias, el cual las protege contra los virus. Dicho sistema se llama CRISPR (Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente interespaciadas) y fue descubierto en 1980 por el Dr. Francisco J. Martínez Mojica, microbiólogo y profesor de la Universidad de Alicante, España. No obstante, el hallazgo adquirió importancia entre la comunidad científica hasta 2012 cuando se planteó su uso para la edición del material genético de protozoos, hongos, animales e incluso humanos.

Pero, ¿cómo es que un mecanismo de protección bacteriana podría impactar en la modificación genética de otras especies?, ¿en qué áreas específicas ese sistema puede ayudar a la humanidad? Para responder estas preguntas debemos entender su funcionamiento.

¿Cómo funciona el CRISPR?

El sistema de inmunidad adquirida CRISPR se caracteriza por ser capaz de “recordar” la secuencia de ADN de los virus que previamente han atacado a la bacteria y, en caso de una reinfección, identifica la secuencia genética del virus y hace un corte en ella, inactivando su toxicidad.

El sistema está conformado por una serie de secuencias cortas repetidas y separadas de manera periódica en el material genético de la bacteria (CRISPR) y por una proteína asociada a estas secuencias llamada Cas.

Cuando la bacteria es atacada por un virus, las secuencias repetidas se encargan de recolectar el ADN vírico y lo integra al ADN de la bacteria. Posteriormente, la bacteria produce ARN complementario a ese ADN vírico y lo ensambla con una proteína Cas “guardándolo en su memoria”.

Si el mismo virus intenta reinfectar a la bacteria, el ARN complementario reconocerá el genoma del virus y activará a las proteínas Cas, que harán un corte en el ADN del virus evitando que provoque daños.

Estos  procesos de “reconocimiento y corte” son simulados por la técnica de edición genética CRISPR/Cas9. Para conseguirlos, se inyectan dos elementos a la célula que se quiere modificar: una secuencia de reconocimiento y ARN que codifique a la proteína Cas 9.

La célula en cuestión utiliza el ARN y sintetiza la proteína Cas 9, la cual realizará un corte en el fragmento genómico que la secuencia de reconocimiento añadida le indique. Después del corte, se confía en los mecanismos naturales de reparación de la célula, mismos que se ponen en marcha de forma espontánea.

Dado que es posible sintetizar de manera artificial cualquier secuencia de ARN, entonces es posible indicar a la proteína Cas9 el lugar exacto donde realizar una modificación al genoma de cualquier ser vivo. De modo que las aplicaciones de este sistema ya incluyen desde el ámbito alimentario, hasta el de la salud.

El hecho de poder editar el genoma humano implica la posibilidad de curar enfermedades genéticas y los experimentos para corroborarlo no se han hecho esperar: recientemente investigadores del Baylor College of Medicine (Houston), llevaron a cabo el primer tratamiento exitoso de la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (CPVT) ─ enfermedad causada por mutaciones autosómicas dominantes en el gen codificante del receptor de rianodina 2 (RYR2) ─ mediante el sistema de edición genética CRISPR-Cas9 en una línea específica de ratón.

Si bien los resultados fueron exitosos, el uso de este sistema aún tiene diversas limitaciones que deben ser trabajadas antes de aplicar la técnica en humanos. Sin embargo, es un destacado y prometedor avance en el área de la edición genética del cual hay que mantenerse informado.

 


Fuentes

 

P3: MX2004819159
Fecha de Expiración: Febrero 2022
ENG.07.FEB2020

×

Ask Speakers

×

Medical Information Request